Relevamiento de la obra del arquitecto Juan Antonio Buschiazzo para esta red de blogs de difusion patrimonial de los profesionales que actuaron entre los años 1880 a 1930.
Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

martes, 19 de octubre de 2010

C.A.B.A / Av.Velez Sarfield, Monasterio, Uspallata, Av.Amancio Alcorta / Casa de Aislamiento / Proyecto Hospital Barracas (1885)


Cuadernos de Historia N°6

Casa de Aislamiento

La atención a la infractuctura hospitalaria y para la salud en general fue importante durante la gestión Alvear.La reciente epidemia de fiebre amarilla, los peligros de la llegada del cólera y todo tipo de enfermedades contagiosas que circulaban entre nativos e inmigrantes en una ciudad que recién iniciaba sus obras de provisión de agua potable y desagues, colocaba al problema higiénico en un lugar prioritario.

La Casa Municipal de Aislamiento fue abierta al servicio público el 23 de Diciembre de 1882, siendo el motivo principal de la creación del nuevo nosocomio, que el Hospital Buenos Aires (después Clínicas) había colmado rapidamente su capacidad no dando abasto a las necesidades crecientes de la población.La denominación "casa de aislamiento" en vez del tradicional "lazareto"fue indicación del Dr.José Maria Ramos Mejía, entonces vicepresidente de la Comisión Municipal.
En 1883 debido a la gran demanda de pacientes, el Intendente Torcuato de Alvear compra, sin consultar a ninguna comisión, un terreno situado entre las calles Entre Ríos, Matheu, Camino Alsina y Patagones (hoy Av.Velez Sarfield, Monasterio, Av.Amancio Alcorta y Uspallata) donde casi secretamente había dado comienzo a la construcción de dos grandes pabellones de madera con la intención de ubicar allí la nueva casa de aislamiento proyectada.


Cuadernos de Historia N°6

Proyecto Hospital Barracas

Si bien el plan que proponía Buschiazzo como Jefe del Dto. de Ingenieros Municipales era más vasto, esta vez se apoyó firmemente en el ingeniero Pablo Blot, quién dibujó los planos finales sin intervención alguna de la dirección de la asistencia pública ni del director del hospital.

El propósito máximo era preservar los preceptos de higiene, por eso los nuevos hospitales eran proyectados con la tipología de pabellones aislados por enfermedad y rodeados de espacios verdes parquizados, "....sin preocuparse grandemente de la parte arquitectónica que en estas construcciones deben tener un rol completamente secundario........" (1)
Diseñado con la administración con frente a la calle Entre Ríos (Velez Sarfield) y a continuación de ésta, en el asta de la "T" dos salas, una para niños y otra para maternidad, y en la rama sur, los dos pabellones para contagiosos anteriormente señalados y los únicos que existían al tiempo de ocupar el predio.
El proyecto de hospital no esta denominado con el nombre de casa de aislamiento, sino con el de Hospital Barracas.

Foto:A.G.N (c.1890)


Lamenteblemente el proyecto nunca llegó a realizarse y la única autoría válida de Juan Buschiazzo que se vió materializada fueron esos dos grandes y primitivos pabellones de madera a los cuales posteriormente se le irían agregando otros, inclusive utilizando un armazón que había pertenecido al puesto de flores que funcionaba en el mercado viejo de Alsina y Perú y que reacondicionado se convirtió en un nuevo pabellón.
En 1893 comienza a edificarse el nuevo hospital que tardará casi veinte años en construírse totalmente gracias también a las donaciones de algunos filántropos pertenecientes a familias aristocráticas.
Desde 1904 lleva el nombre de Hospital Francisco Javier Muñiz, en homenaje a ese heróico médico que no dudó en socorrer a los enfermos de la terrible epidemia de fiebre amarilla en 1871, pagándolo con su vida.

Foto:A.G.N (c.1900)


Aclaración
:

Bien vale aclarar entonces que Juan Buschiazzo no es el autor de la obra que hoy está en pie, aunque muchas publicaciones y reseñas históricas sobre su producción se la adjudiquen como propia.
Pero es casualidad o no, que la planta actual presente muchas similitudes con el proyecto elaborado en el Dto de Ingenieros Municipales en 1885, quizás los profesionales que intervinieron posteriormente hayan tenido como referencia este primitivo plano donde estaban contempladas las irregularidades de un terreno alto y lleno de pendientes.

Personalmente me hubiera gustado que Buschiazzo sea el autor de esta obra ya que fueron muchos días de hacer un relevamiento a sus distintos pabellones a diferentes alturas, algunos demolidos y modificados, otros no tanto, pudiendo transitar su amplio parque con caminos arbolados y edificaciones sobre la barranca haciendo su traza bastante irregular donde en algunas partes se ve el antiguo empedrado que todavía subsiste.
Cuando empecé con el trabajo de campo para ubicar las distintas obras de los excelentes profesionales que actuaron en Buenos Aires principalmente me propuse, no dejarme llevar por las emociones, ya que es muy gratificante descubrír, encontrar, analizar o palpar una obra de la que no se tienen datos, pero también hay que saber explicar cuando esa obra le fue siempre adjudicada a un profesional que nunca la construyó.
También me propuse no faltar a la verdad ya que mi idea es informar, siempre tratando de chequear cada dato o referencia que aparezca de algún profesional y su amplia producción, hay demasiadas publicaciones muy malas y erróneas dando vueltas por ahí.
A pesar de todo esto, la lejana Casa de Aislamiento, el proyecto no concretado del Hospital Barracas o el tangible Hospital Muñiz, siguen siendo edificios contenidos por un gran parque que mantiene ese halo de misterio y silencio como cuando nada existía a su alrededor.

(1)Memorias Municipales-1884-

Datos extraídos de :

"La administración sanitaria y asistencia pública de la Ciudada de Buenos Aires"
José Penna-Horacio Madero
Editorial Kraft (1910)

Ver el siguiente proyecto de Buschiazzo en el mismo terreno en:
http://arquitecto-buschiazzo.blogspot.com/2010/05/proyecto-para-el-hospital-de-la-bolsa.html

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este blog es GENIAL. Un tremendo aporte a la historia de nuestra ciudad. Felicitaciones.


Atte

Juan Ignacio Verni

jiverni@gmail.com