Relevamiento de la obra del arquitecto Juan Antonio Buschiazzo para esta red de blogs de difusion patrimonial de los profesionales que actuaron entre los años 1880 a 1930.
Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

viernes, 3 de junio de 2011

C.A.B.A / Arenales 1060 / Escuela Superior de Varones / Escuela Juan José Castelli / DEMOLIDA


Tenía en mis registros, hace mucho tiempo ya, que la Escuela Superior de Varones de la calle Arenales 1060, había sido construída por Juan Antonio Buschiazzo, dato extraído de prestigiosas publicaciones dedicadas al patrimonio arquitectónico donde dan el nombre y apellido de su proyectista.
La escuela hace ya casi cuarenta años que no existe por encontrarse en el trazado de la actual Avenida 9 de Julio, que desde el año 1935 se venía expropiando y demoliendo las propiedades que se encontraban en las manzanas comprendidas entre las calles Cerrito-Lima y Bernardo de Irigoyen-Carlos Pellegrini, para ver materializado aquel antiguo proyecto de 1895 de crear una avenida de norte a sur.
Buschiazzo fue participe también de ese proyecto, pero que aún no tenía una ubicación determinada.

Escuela Superior de Varones

La arquitectura escolar en la gestión del intendente Torcuato de Alvear (1880/87), fue tan importante como todas las distintas tipologías que abarcó para la construcción de edificios públicos.
Para eso designó a Juan Buschiazzo como jefe del departamento de ingenieros de la municipalidad, quién llevaría a la práctica todas las obras que iban a proyectarse.
Esta repartición desde la cual se empezarían a delinear os planos más monumentales y los proyectos más ambiciosos estaba lleno de profesionales de primera linea que llegaban a Buenos Aires contratados por el gobierno para hacer realidad esos proyectos.
En muchos casos a Buschiazzo se le han atribuído obras que no construyó y esto se debe a su nombramiento personal en dicho departamento, donde todos los trabajos a realizarse estaban bajo sus supervisión.
Si bien el ingeniero ha proyectado un sin fin de obras através de su carrera profesional, la tipología de arquitectura escolar, estaría en parte proyectada por otros excelentes profesionales, uno de ellos, su compatriota, Carlos Morra, fue un fiel representante de los proyectos escolares de esa época, donde realizó obras trascendentales, siendo también presidente-arquitecto del Ministerio de Educación y diseñando luego en períodos posteriores.
Antes señalabamos que la Escuela Superior de Varones es adjudicada a Buschiazzo por distinguídas instituciones patrimonialistas, lo que resulta curioso es que sea la única de ese período diseñada por él, o por lo menos de la única que se tiene conocimiento.
Quizás la verdadera razón la debamos buscar en lo responsable y abarcativo que resultó manejar un área tan importante, con tantos profesionales a los que derivó y confió las distintas arquitecturas de los innumerables proyectos que existían.
En la fotografía de 1910 puede verse un edificio simétrico de dos plantas , de arquitectura ecléctica, siguiendo las líneas para una construcción escolar.
Entrada central con dos columnas dóricas de basa alta, intercalada con rejas artísticas flanqueadas por pilastras y dos ventanas en ambos extremos con zócalo elevado.
Un ancho arquitrabe y friso con molduras ostenta el nombre del establecimiento y da paso al piso superior que presenta la misma modalidad de distribución, sólo que en su parte media se plantean tres ventanas, anchos paños ornamentados y cornisamiento perimetral.
Remata un pretil en relieve donde se lee la primitiva designación con la que fue creado.
Por otro lado he encontrado referentes que señalan como fecha de construcción al año 1885, que coincíde con el estilo de arquitectura empleada para esta escuela.
Pero resulta curioso también que en la revista"El Monitor ", que es una publicación del Consejo Nacional de Educación, el 15 de Enero de 1894, en su artículo "Edificación Escolar" haga referencia a una larga lista de escuelas a construírse por importantes arquitectos e ingenieros como Juan Buschiazzo, Alejandro Christophersen, Carlos y Hans Altgelt, Alberto de Gainza y Carlos Agote, Joaquín Belgrano y Eduardo Clérici entre otros, y que ésta escuela figure en ese listado, lo cual cambia la visión y el concepto de haberse realizado en la gestión anterior junto al primer intendente de Buenos Aires.
Habrá que tomar como dato verdadero la publicación de este organismo oficial y decir que el año real de edificación es 1894.

El final

Si bien podemos decir que la escuela tuvo la mala fortuna de estar ubicada en el futuro trazado de la avenida, también decimos que a pesar de eso tuvo una vida útil bastante prolongada.
Los más memoriosos señalan que era conocido cariñosamente como "el amarillo", en alusión a su brillante color, probablemente impuesto en las primeras décadas del 1900, distinguiéndose por esa tonalidad durante muchísimos años.
Como dato curioso o anecdótico diremos que la casa lindera a la escuela(margen derecho de la foto), fue demolida con anterioridad, sin fecha precisa, aunque lo más probable se trate de principios de 1930.En el Mapa Interactivo de Buenos Aires de 1940 ya se ve esa demolición, formándose un pasaje que comunica con la Plaza Fray Mocho que se encontraba sobre la Avenida Santa Fe, de forma ovalada y que tenía casi una cuadra de extensión.

Probablemente los alumnos de aquella época estarían muy gustosos de tener a mano aquel lugar de esparcimiento y juegos a la salida de la escuela.
Muchos años más tarde, más de veinte, una nueva construcción se proyectaría en ese solar, aunque respetando, pero reduciendo ese pasadizo que llegaba hasta la plaza.

Ante el avance de las demoliciones, el año 1972, albergaría a la última camada de alumnos que tendría el establecimiento.
Al año siguiente ya estaba desocupada y desmantelada y probablemente los trabajos para hacerla desaparecer ya estaban en marcha.
El triste final llegó por fin y hoy no queda vestigio alguno de lo que allí existió, algo más de todo lo que se ha devorado el trazado de la Avenida 9 de Julio.


Agradezco al Sr.Rafael Maria Sarrabayrouse Bargalló el haberme hecho llegar algunos datos y la fotografía original del establecimiento del que fue estudiante y testigo de esa última camada de alumnos de la que formó parte.